viernes, 15 de agosto de 2014

Hola

(Si ahora quieres que me vaya
yo quería lo mismo
pero en el buen sentido, pues vaya!
Si puedes y quieres, me perdonas las miradas hirientes
yo te perdono las sopas calientes
las salidas de contexto
y los baldes de agua fría
Ay niño, mal te vi en el buen sentido,
pero hoy que me atrevo es para pedir
que dejes el drama y a la dama traquila.
El canal de panamá no tenía que pasar por tu reja
como si le estimulara pedir permiso en las aduanas
Pasar las pruebas de dopaje, y resistir el paso del tiempo
sin ropa interior.)

viernes, 11 de abril de 2014

sentir libertad

Hace poco volví a sentir como antes, de tener que aparentar.
Tuve que escuchar, digerir y repetir tantas veces, que se me estaba olvidando que yo
ante todo, no creo en lo que está establecido, lo respeto, pero en mi mente es como
si tomara todos esos pilares y los reacomodara o simplemente los sacara cuando me molestan.
Yo creo conocer y abusar de mi libertad, le tengo miedo a pocas cosas, las pocas cosas que prefiero evadir.
Quiero sólo a algunos de mis amigos, pero quiero a todos los niños, a los animales y a las víctimas.
Soy una persona que le gusta estar tranquila, pero generalmente actúo en el área de fuego, es el elemento que me representa, incluso en momentos críticos he llegado a sentir como si no fuera mortal.
No me gusta escuchar cuando hablan frivolidades que no son mías y pienso en otras cosas mientras estoy ahí.
Reacciono de forma lapidaria cuando comparten conmigo traiciones o actos de lesa humanidad, confiados que soy una mujer que lo único que ha sacado en limpio en esta vida, ha sido agradar y buscarle la quinta pata al gato con tal de decir algo positivo para evitar la confrontación. Creo que disfruto el desconcierto que genera, nunca me ha motivado escribir un best sellers, yo creo que hay personas que son malas por esencia, y si tuviera un sólo amigo que no fuera un potencial traidor, no estaría mal.
Y aunque estoy bien consciente de lo que he hecho, de todos los aciertos y todos los errores que estoy cometiendo. Aunque sepa que mi tiempo va a pasar y yo voy a seguir prefiriendo hacer prevalecer la infelicidad en nombre de  todas las ideas que sean importantes para mí. Hoy es un día de confesiones y como nadie lee esto, por lo menos quiero aclararme yo misma, que no lo hago porque me haya rendido o porque perdí el norte, es mi manera de detectar el amor puro, yo si sé amar, pero la parte de saber incluye estar segura que ese amor no es algo establecido, lo que no quiere decir que no quiera o no pueda establecerlo.
¿Por qué una mujer se permitiría actuar independiente con los machistas, y romántica con los vanidosos?, quiero que mi racionalidad se sorprenda.
Así me gusta vivir a punta de decepciones y relaciones intensas en calidad, porque la cantidad es algo fácil de conseguir.

A pesar de todos los laberintos mentales que me entretienen en la rutina del día a día, desde muy niña he soñado con una vida más simple, y no es porque la vida me parezca dura, es porque me siento afortunada de estar viva y sentir como siento, porque hoy volví a sentirme libre en un mundo de esclavos, en un mundo de silencios, de límites, de mucho ruido y poco contenido, como ha sido mi vida cuando tuve que aparentar, hoy tengo, dos cuencas vacías de futura mirada.

jueves, 27 de marzo de 2014

Dignidad

Hola tanto tiempo, no me escondo ¿cómo has estado?
Sobre la mesa hay unas cuentas pendientes
Tenía que ir en abril, pero como estoy más relajada
En agosto me seguirán esperando.
No te extrañes si me ves un poco más flaca
Cuando tuve tiempo para mí, me dediqué al deporte
Me atrevía cada vez más, hasta no poder parar.
Me apasionaba tanto que me impulsaba a levantarme por las tardes.
A veces también me preocupo por mi salud, pero parece seguir igual.
Incluso estoy durmiendo bastante mejor que antes
Es como si la luna se escondiera en un mar de angustia y me ahogara con ella.
Algo extraño en esta estación que se ha vuelto como la primavera
Todos los días parecen iguales en la angustiosa espera
Que ha hecho morir las flores que no supe regar.
Y aunque no lo necesite,  así espero volver a nacer un día,
Porque siempre se puede estar un poco mejor   
Cortarme el pelo para que no llegue al suelo
abrir las cortinas para que entre el sol
salir a compartir con otras personas, aunque nunca fui muy sociable
Para nadie es un misterio que
Estoy muy feliz con el amor.
Y que a pesar de todo te quiero como antes y nada me afectó.
Es que ya estoy grande para estas cosas, aun así, gracias asdf deferencia asdf caballero asdf. 
No hay de qué preocuparse, la felicidad ha inundado mis mañanas de colores
fosforescentes, de una sonrisa casi irreal, que hace sentir bien a los demás.
A veces como que vuelo o siento si fuera más alta de lo que soy, para ver las copas de los árboles arder en llamas de  arrojo y pérdida,
no sé por qué alguien tan imponente

tendría que dar lástima por tener que descansar así , después de verte bien con otra mujer.   

sábado, 22 de marzo de 2014

Al empleado churro

Please don´t say it to my boss
I want to be in your hoof.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Cabrona

Cuando me viste esta tarde en el jardín, era yo la que te tenía que decir:
"perdona", si no te di un poco de cultura después que me dijiste todos esos poemas bajo la cintura
y degradantes, ay perdona si no te di una patá en las bolas como cientos de elefantes, cuando tu pensabas que me iba a derretir con tu desplante.
Y ya lo ves que no fue así, en mi mente no iba nada blanda te lo tengo que decí, ten calma,
que pa la otra este mismo escote te baja y te levanta.
de un soplido, te ordeno que te tragues tus palabras exóticas, que si me mira de lejita me voy a ver más rica y al irte acercando me voy poniendo histerica.

Yo ya no creo que estés en posición,
si te miro de frente te apunto como cañón
y te hago picadillo como un mortero.
tú no te sonrías, no hay más escapatoria pal señor sincero,
así que agacha la cabeza, lo hombre no lloran aunque sí sonrían,
ay espera, Que sí he visto llora a un par de ellos,
miraban para abajo algunos con despecho, otros con temó
¿qué irán a pensar los sapos del vagón? los oyes riendo bailando a tu son?.
amarga la loca y también cabrona, todo me puede decí mas nunca chaquetera, y si lo fuera no es por lesa.
Soy una princesa, pero de esas que tienen un mar de esclavos a su alrededó y un trono pa decidí como esq te mato por insolente y por cabrón, trágate tus palabras calientes de delincuente recurrente, que no sé lo que te diga la gente, tu facha a nadie miente, te voy a da un masaje en la razón pa que aterrice con la desazón.
Picaflor, pica pica picas pero como chile en el calzón, ay señor.

Yo ya no creo que estés en posición,
si te miro de frente te apunto como cañón
y te hago picadillo como un mortero.
tú no te sonrías, no hay más escapatoria pal señor sincero,
a ve si la próxima vez te lo piensa con esmero, ay cobarde, qué crees que a los padres de esas niñas tus miradas no le arden? ay cabarde que si fuera hombre no hay cierre que me la guarde. Abre la boca si quieres jugá.
Allí empieza, en algún momento me tendrá que mirá a la cara, por qué no te levantas con fiereza?
quiero ver qué otras notas ahora tu me cantas y me confiesa, que con la adrenalina que dejó mi cara blanca, te podría dar tres vuelta en esa banca, veinticuatro mil rimas ostigantes, verás como depronto ya no te parece elegante, ni tan pura, esta rima oscura, como una noche temblorosa sin censura, lleva rosa por si tu casa no resiste y te envisten los remordimientos de no haber bajao al primer piso.

Estas letras desde la fragilidad con resentimiento te las escribo
no hay maldad sólo deseo infinito que te den el castigo
que mereces, en mi crecen preocupaciones por las niñas
donde están viviendo las autoridades y sus lindas hijas.
no más humillaciones a la mujer en los espacios públicos
que en lo privado, algunas ya eligieron estar con milicos.

martes, 25 de febrero de 2014

El juego

En el terreno del juego, estoy gramo a gramo
a veces por virtud, otras por defecto.
Que si es por adaptarse, una se adapta a lo que sea.
En medio de la niebla del punto de zarpe
Siempre habrá más de un sitio donde desembarcar
Eso pa tranquilizar a la rebelde de al fondo
La misma que nunca ha tirao un dado si no iba a jugar.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Números Negativos

Cuando iba en cuarto básico, mi mamá era amiga de la madre de una compañera peruana e iba a jugar a su casa, nosotras eramos amigas también, un día me di cuenta que le pegaban, y le dije a mi mamá. Después no sé lo que pasó, ya no nos juntábamos tan seguido, y mi compañera se puso agresiva conmigo en el colegio.
Como tenía esta tendencia a la soledad, atraía a otros niños, pero nunca fui tonta, y quizás por eso cometí algunos errores.
Pasó un año en que la aguanté callada, hasta un día en que venía al baño desde gimnasia sintiéndome como leona, se me acercó y me tocó el pelo, me lo iba a tirar, pero le dije: "no me toqueis" la empujé contra una puerta semi abierta y le dí un portazo, la abrí, la cerré, la abrí, la cerré, mientras sus amigas me miraban como hipnotizadas.
Después seguí haciéndome el moño, esperé a que saliera, quería verme fría ante su desconcierto, pero era primera vez que me determinaba a darle un susto a alguien, tenía que ser convincente o esa pequeña me iba a comer viva, sentía que el corazón se me iba a salir por la garganta cuando le dije: "la próxima vez que me molestes, te voy a pegar con la puerta"..
Lo malo, es que no estaba preparada para tanto poder, ahora me respetaban, a mi y a mi única/mejor amiga.
Era alguien, y en el fondo quería que la niña mala me siguiera molestando para hacer algo genial, pero eso ya no iba a pasar.
Así que busqué otra niña para ser mala con ella, pero no pasó a mayores, porque los adultos intervinieron y yo entendí.
Pasaron los años y mis papás me quisieron cambiar de colegio porque aún no me pasaban los números negativos y ya iba a pasar a octavo básico.
Con mucho miedo a perderla, me despedí de mi única/mejor amiga, eramos conocidas como el Water y el Confort, nunca supimos quién era el water, pero lo importante es que eramos famosas por inaugurar el internet de la sala de computación con un chat super Hot, al parecer con el profesor de computación (sabía demasiados detalles). A pesar de la verguenza y de haber puesto un cartel en la puerta donde se nos prohibía pasar, siempre volvíamos con una disculpa, no teníamos dignidad, pero era porque cuando niña no sabes lo que es eso y en verdad no sirve para nada, lo que sí era cierto es que estábamos adictas al internet, era una forma limpia y segura de liberar nuestras hormonas en un colegio de puras mujeres, y en ese tiempo no era fácil tenerlo en casa.
Lo que más valoraba de mi única/mejor amiga es que era como yo, tenía mucha imaginación, y no se inmutaba por nada, que estaba conmigo incondicionalmente y que si a una le iba bien, le iba bien a la otra, como cuando estafamos a una compañera que siempre andaba con plata y nos comprábamos muchos manqueques para jugar a los pegalocos, todo mitad y mitad.
Fue imposible seguir chateando como Dios nos mandaba en ese entonces, el resto del tiempo nos dedicábamos a vueltas errantes por el patio como dos abuelitas, pero de esas abuelitas que se cuentan historias cochinas de dragon ball Z.

Como no me sabía los números negativos, me costó entrar a un colegio mejor, así que me apitutaron en el colegio de mis hermanos. Mi mamá me tenía derechita, quería que me portara bien y por supuesto que me aprendiera los números negativos a como diera lugar, yo estaba triste por mi única/mejor amiga, pero ella quería que me fuera para que le presentara a muchos hombres.
El primer día ya me había hecho amigos, la típica amistad forzada con "la otra niña nueva", una venezolana de carita redonda tan ansiosa por sacarse un 69 final, (no un 7, un 6,9), como por sentarse conmigo en primera fila, yo la miraba porque en verdad era ansiosa y eso me hacía sentir alerta.

Cuando miré para atrás, lo primero que vi fue a un pavo de ojos verdes con una sonrisa gigante que no dejaba tímido a ningún diente, me cayó bien, era auténtico, como si el mismo no notara que usaba frenillos, se ganó mi atención selectiva y que me hiciera la simpática desde adelante.
Hasta que un feliz día logré sentarme con él y no me paraba la lengua, me acostaba en el banco y lo miraba de lado, el tiempo hizo el resto y nos hicimos grandes amigos, aún así, yo me di cuenta que me gustaba, porque no soy fisionomista y los primeros días, llegaba a la casa a hacer memoria de las caras nuevas y para
acordarme de él, sólo tenía que imaginar esa enorme boca con frenillos y después aparecían automáticamente los ojos verdes, las líneas de expresión y su polerón azul.
Después de salir de un colegio de puras mujeres, ser su amiga para mí era lo máximo, pero la venezolana ya le había puesto el ojo y como allá las niñas son más precoces, le dijo a mi amigo que yo quería saber si el gustaba de mí, seguramente para crear intriga en nuestra amistad. Él mismo me lo confesó, y al principio me dio miedo que se alejara, porque tendría que matar a la venezolana y mi mamá no iba a entender mis razones, pero después me di cuenta que él estaba siendo leal conmigo, ese siempre ha sido un tema en mis relaciones, lo encontré transparente, puro, de verdad, fue mi amor durante tres años y la venezolana no se escapó de la leona unos años más tarde, pero eso ya ni me interesa recordar.

A medida que pasaba el tiempo iba conociendo al resto del curso, un día en el que hablé y me reí más de la cuenta con mi amigo, nos separaron y me sentaron con un argentino que era algo así como "el más codiciado", pero a mí no me gustaba, porque hay un halo de inmadurez y soberbia en la pose del indiferente, el era falso y necesitaba el poder que tenía, eso me hacía sentir alerta.
Entonces me limité a hablar con un amigo suyo que hacia malabares para interactuar con nosotros desde su banco, él era dibujante, sus dibujos eran raros, él era raro, y antes de tener que formular una de esas odiosas frases de buena crianza, me di cuenta que realmente había algo especial en su obra, una belleza subyacente, me sentí envidiosa y quise compartir algo con él, dibujaría algo que me saliera bonito y lo único que había practicado era la cara de jon bon jovi, ese era mi talento que nació de un fanatismo que con mi única/mejor amiga teníamos por él. Me salió tan decente, que la cara de ese niño serio se iluminó y esbozó una tímida sonrisa de complicidad, acto seguido me mostró sus croquis, era fascinante pretender entender lo que había en su mundo interior. El no era muy popular en ese momento, era mas bien un incomprendido, pero de esos que no dejan indiferente a nadie. Ahora es artista, bueno, siempre lo fue, y Redbull lo reconoció como el único exponente de la "música espacial", y pensar que tuve la oportunidad de escuchar horas su extraña música por el micrófono de MSN mientras hacía las tareas, ese proceso debe haber sido incómodo para él, considerando que no tenía la infraestructura de espectáculo que tiene ahora, pero dentro de lo que se podía, siempre se las ingeniaba para que alguien más lo escuchara, porque el artista vive del reconocimiento.

Una niña de aspecto desagradable que no había querido tratar antes, cruzó la sala para conversar con mi nuevo compañero de banco, me llamó la atención que tuvieran algo en común los dos, se reían de otra compañera, la misma que yo había encontrado tan simpática cuando le pedí que me regalara una cartulina, cuando se me quedó la mochila en la casa.
En ese momento no había reparado en la niña, pero me empezó a interesar a medida que los escuchaba hablar de ella.
Justo en ese momento le sonó el celular y lo apagó, fue una reacción bastante lógica considerando que estábamos en clases. Pero como si no lo hubiéramos visto, la amiga se echó a reír diciendo que fue desubicada al pretender contestar. Entonces comprendí que en su irracionalidad, estaba desesperada por desviar la atención hacia esa pobre niña que estaba en el barro sin merecerlo, despreciable, pero no la culpaba por sobrevivir, culpaba al otro.
Fingí buena onda mientras estuve obligada a permanecer ahí, pero me iba sintiendo cada vez más sucia por dentro al estarlos escuchando.
A la salida me acerqué a la niña y le pregunté si sabía lo que estaba pasando, al principio me miró con desconfianza, pero cuando le dije que pensaba que el argentino era un imbécil, me contó que ella y su familia llevaban sufriendo 2 años por malos tratos y humillaciones por parte del curso. Yo no tenía calidad moral para juzgar la situación y sentí que debía mantenerme al margen, pero la acompañé desde entonces y descubrí que era una niña muy especial, emotiva, tenía ingenio para manipular a los profesores, siempre me hacía hablar más de la cuenta, se las jugaba para participar en mis planes, aguantaba que le hablara todo el día de música que nadie escuchaba, y en las tardes contar las horas, las semanas y los meses que faltaban para salir de clases, de vacaciones y de la escuela.
Estar con ella fue mi mejor terapia de adolescencia, por más triste e insatisfecha que me sintiera, ella siempre supo como hacerme reír, y espero que siempre lo siga haciendo.
La amiga del argentino la humilló por última vez en una ocasión que estaba conmigo, el argentino que era astuto se había dado cuenta que el curso ya se había concientizado y abstuvo sus bajos instintos, pero con mi compañera lo ignoramos hasta que se graduó, nunca supimos si se dio cuenta o no. Quizás lo importante aquí sea que nunca me importó ni me resultó forzado enmendar mi deuda con la sociedad, porque la vida niveló en el momento preciso para probar que mi esencia no era mala y que los años no pasan en vano.